Mundo

Maria Butina, la espía rusa que tumbó a alto ejecutivo de EE. UU. – EEUU y Canadá – Internacional



María Butina fue la perdición de Patrick Byrne. O al menos la relación que sostuvo con ella durante tres años le costó su cargo la semana pasada como director ejecutivo de Overstock.com, una de las principales firmas del comercio en línea en Estados Unidos, y lo sumió en una trama de poder y espionaje que lo convirtieron en alguien no compatible con su importante cargo.

La historia parece una novela de espionaje de esas que Hollywood gusta llevar al cine, pero no lo es.

Forma parte de una cruda historia que envuelve a los servicios de inteligencia de Moscú, con la muy conservadora Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos (NRA, por sus siglas en inglés) en medio de una ardua batalla para lograr infiltrarse en la élite política de Estados Unidos. Todo dentro de la denominadas ‘trama rusa’En el centro está María Butina, una joven de 29 años, nacida en Siberia, cuya misión era infiltrarse en la élite estadounidense a través de su aparente gusto por las armas y por su militancia en favor de ellas.

Según el FBI, desde el 2013 Butina había estado en contacto con un estadounidense que la ayudaba en su plan de acercarse a los medios proarmas en Estados Unidos.

La historia comenzó en el 2015 cuando se reunió en Las Vegas un congreso de Libertarios, una filosofía política que defiende la libertad del individuo a través de los derechos de la propiedad privada y la economía de mercado, y próximos al partido Republicano de Estados Unidos.

Allí Butina, a veces pelirroja, a veces rubia o castaña y de sonrisa agradable, abordó al CEO de Overstock.com para hablarle de las armas y de la libertad en su porte y uso.

Soy un soltero de 56 años. En esta relación, dos terceras partes me parecían normales, pero una tercera parte me hacía dudar

Él le respondió que ese tema no le apasionaba en particular, pero ella insistió, hasta el punto de que lo invitó a Moscú para discutir esas tesis libertarias. Allí, el alto ejecutivo se vio envuelto en un inesperado romance que luego no supo cómo describir:

“Soy un soltero de 56 años. En esta relación, dos terceras partes me parecían normales, pero una tercera parte me hacía dudar”, declaró el CEO al ser interrogado.

Según las investigaciones, Butina contactó a los dirigentes de la poderosa NRA, muy cercana al gobierno de Donald Trump

Lo que Byrne no sabía es que, según el FBI,  desde el 2013 Butina había estado en contacto con un estadounidense que la ayudaba en su plan de acercarse a los medios proarmas en Estados Unidos.

De hecho en 2014 lo logró. Según las investigaciones, contactó a los dirigentes de la poderosa NRA, muy cercana a los republicanos y al gobierno de Donald Trump. Su coartada era que ella militaba en una organización rusa proarmas llamada ‘Derecho a las armas’.

Desde entonces, Butina puso en sus redes sociales más de 11 mil trinos y un centenar de videos glorificando el uso de las armas. Butina con los líderes de la NRA, Butina con influyentes líderes republicanos, María interrogando al entonces candidato Trump tras una reunión politica en 2015…

Butina trabajaba bajo las órdenes de Alexandre Torchine, un banquero y responsable político ruso cercano al presidente Vladimir Putin.

A Byrne, según se lo dijo en una entrevista al diario ‘The New York Times’, siempre le llamó la atención la insistencia de Butina de establecer contactos con miembros de la campaña presidencial  de Hillary Clinton y de Donald Trump, pero esto no lo hizo desistir de su romance ni mucho menos sospechar que era una de las fichas de un complejo entramado que al final lo terminaría dejando sin cargo.

Pero, como lo confesó, Byrne vino a entender todo tras la captura de la mujer y luego de haber asido contactado por un agente del FBI que estaba encargado de investigar la utilización por parte de Hillary Clinton de un servidor de mensajería personal cuando era la secretaria de Estado de Barack Obama, algo que está prohibido a los funcionarios.

Al principio, los abogados de Butina argumentaban que su clienta ‘no era una agente’, sino una estudiante de Relaciones Internacionales

Las pruebas contra Butina quedaron consignadas en el computador portátil de la mujer y en su teléfono celular. Allí queda claro que ella trabajaba bajo las órdenes de Alexandre Torchine, un banquero y responsable político ruso cercano al presidente Vladimir Putin.

Torchine fue objeto de sanciones por Estados Unidos desde abril. Pero la investigación no ha podido determinar con precisión el servicio secreto ruso para el cual Butina trabajaba.

Butina reconicó que trabajó con funcionarios rusos y dos ciudadanos estadounidense para infiltrarse en la NRA, e intentar manipular las políticas de Washington hacia Moscú.

Lo que sí tiene claro la justicia es que ella formaba parte de un grupo de espías enviados por el Kremlin para influir en la elección presidencial estadounidense de 2016, ganada a la postre por Trump.

Al principio, los abogados de Butina argumentaban que su clienta “no era una agente”, sino una estudiante de Relaciones Internacionales que busca “usar su diploma para perseguir una carrera en negocios”.

Butina formaba parte de un grupo de espías enviados por el Kremlin para influir en la elección presidencial estadounidense de 2016, ganada a la postre por el presidente de EE. UU., Donald Trump.

Pero luego la versión cambió, como parte de un acuerdo con la fiscalía y admitió su culpabilidad al reconocer que trabajó con funcionarios rusos y dos ciudadanos estadounidense para infiltrarse en la NRA, e intentar manipular las políticas de Washington hacia Moscú. 

Uno de los estadounidenses citados fue identificado por los medios como Paul Erickson, un activista político conservador que al parecer también tenía una relación con Butina.

El romance de Byrne y Butina se conoció públicamente el pasado 12 de agosto a través de artículos en Fox News

Por eso, Butina fue condenada por “conspiración” y paga una condena de 18 meses. Es la única rusa arrestada y condenada por la investigación por la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

El 12 de agosto se conoció el romance

El romance de Byrne y Butina se conoció públicamente el pasado 12 de agosto a través de artículos en Fox News. Byrne respondió ese mismo día a la noticia con un extraño comunicado en la página web de Overstock, aludiendo al llamado “Deep State” (“Estado Profundo”), teoría conspirativa que sostiene que una coalición clandestina de burócratas ejerce realmente el poder en Estados Unidos.

María Butina, una joven de 29 años, nacida en Siberia, cuya misión era infiltrarse en la élite estadounidense a través de su aparente gusto por las armas y por su militancia en favor de ellas.

En el comunicado, Byrne afirma haber colaborado activamente con las fuerzas del orden, a las que se refiere como “Men in Black” (en referencia a la película protagonizada por Will Smith) después de que se dio cuenta que algo andaba mal.Y el jueves pasado anunció la renuncia a su cargo. Ese romance convirtió en Byrne, según sus propias palabras, en alguien demasiado “controvertido” para dirigir Overstock.com, una tienda online fundada a fines de la década de 1990.

Les deseo a todos los accionistas un camino tranquilo y sin baches y no se olviden de comprar en Overstock.com

Byrne también dijo que no quería “obstaculizar posibles discusiones estratégicas” sobre el futuro de la compañía. “Les deseo a todos los accionistas un camino tranquilo y sin baches y no se olviden de comprar en Overstock.com”, dijo.

Las acciones de Overstock.com subieron 8,31 por ciento el jueves después del anuncio de la dimisión del directivo. El romance con la rusa le salió muy caro.

Redacción Internacional
*Con AFP