Nuevo

Por posible venganza mataron a pareja


El deceso de Parménides Muñoz Artunduaga y su compañera sentimental, Luz Amparo Cuartas Tapasco, parece haber sido una muerte anunciada y el detonante de este doble homicidio habría sido una pelea ocurrida hace más de un año.

La tragedia ocurrió en la vereda La Bodega del municipio de Balboa, a 40 minutos del pueblo y a pocos kilómetros de La Virginia. Los esposos quedaron heridos en la vía, al lado de la motocicleta en la cual se desplazaban. Las primeras personas que los vieron, llamaron al 123 de la Policía, los agentes del cuadrante fueron a constatar la información y en un willys, el cual es utilizado como ambulancia por lo montañoso de la zona, llevaron a esta pareja hasta el hospital de La Virginia dada su cercanía, sin embargo, al llegar allí ya no tenían signos vitales.

El ataque a bala y sin piedad a Parménides y a Luz Amparo ocurrió alrededor de las 3:00 p. m. del miércoles. Aunque no se descarta un robo como móvil, ya que faltaban los documentos de las víctimas y el dinero que llevaban, en el sitio quedó una motosierra que habían acabado de comprar para cumplir un contrato de trabajo, un bolso con papeles y un celular.

Venganza
En diciembre de 2017 Parménides tuvo una discusión con un hombre que estaba borracho, este lo atacó y Parménides se defendió y lo hirió. Varias personas presenciaron el incidente, entre ellos familiares de Muñoz y su esposa; aunque Parménides fue capturado, las autoridades al conocer las circunstancias en las que se dieron los hechos lo dejaron en libertad y quien salió herido, delante de muchas personas, dijo que eso no se quedaba así, “si las autoridades no hacen justicia yo sí”, habría gritado.

Sin embargo, la Policía investiga si estos fueron los móviles del doble homicidio o si hay otras razones por las cuales ocurrió el caso de sangre.

Se fueron
Parménides y su esposa Amparo se fueron de Balboa por miedo a las amenazas y aunque estuvieron en varias ciudades no les fue muy bien, así que volvieron a su tierra, a su casa donde vivieron hasta el miércoles en la tarde cuando fueron asesinados llegando a la finca.

Sus vidas

Parménides tenía 55 años, vivía en Caquetá y llegó a Risaralda con un balboense que se lo trajo a trabajar la tierra; en Balboa hace alrededor de cuatro años conoció a Luz Amparo Cuartas Tapasco, de 58 años, oriunda de Balboa, viuda hace varios años, quien también trabajaba el campo y comenzaron una relación permanente y estuvieron juntos hasta que la muerte se los llevó a los dos.

los hijos de doña Amparo le insistieron mucho que se fuera a vivir a Pereira con ellos, pues tenían miedo de que algo pasara, pero ella no quiso, les decía que no iba a dejar solo a Parménides.