Nuevo

“Clínica-Hospital Universitario-Valle del Risaralda” – El Diario


Jaime Cortés Díaz
Columnista

La salud es base generadora de integración social por constituir el aspecto más sensible de todos los estamentos de la sociedad, sin discriminación alguna. De ahí la preocupación acerca de la crisis del Hospital San Jorge que repercute en la prestación oportuna a la comunidad. La buena noticia a registrar tiene que ver, en un futuro mediano, con la construcción de un importante centro asistencial y quirúrgico de nivel 4 que se está gestando y que va en ruta para sacar adelante un proyecto clínico de alta complejidad, en el cual un grupo de ciudadanos, la Alcaldía, la Gobernación, Pro-Risaralda, la Sociedad de Mejoras de Pereira y el liderazgo de la U.T.P., trabajan de modo seguro y disciplinado para lograr el inmenso objetivo.

Tan vital es este propósito, que ha sido incluido en el Plan Nacional de Desarrollo y en el de Pereira, pues, fuera de su gran alcance social, constituye un motor de competitividad, progreso, bienestar e impulso a la economía y la empleabilidad. Para canalizar de manera sinérgica las intenciones y esfuerzos de los sectores público y privado, se ha creado la Fundación Clínica–Hospital Universitario-Valle del Risaralda, teniendo en cuenta el modelo de operación y administración de la Clínica Fundación Valle de Lili (Cali) y del Hospital de la Universidad Nacional (Bogotá), entidades que con gran entusiasmo han venido asesorando los temas prefactibles, tendientes a estructurar soluciones en la construcción y puesta en marcha de una clínica moderna para atender una población ampliada (Risaralda, Norte del Valle, Caldas, Quindío y Tolima) la que a su vez tendrá las características de hospital universitario para que, con rigor académico, realice las funciones de servicio – docencia. La concreción de este emporio de salubridad pondrá a Pereira como un baluarte en atención médica y quirúrgica de primer orden, a la par de Bogotá, Cali, Medellín y Bucaramanga.

En la actualidad Risaralda y Pereira se rajan en el ranquin de la prestación pertinente, al haber descendido el departamento en 10 posiciones en 2 años ubicándolo en el penúltimo lugar. Además el tiempo de asignación de citas es el más alto del país y la cobertura de unidades procedimentales es baja; la inasistencia en territorios indígenas y otros es crucial. En cuanto a la capital, según el índice de Competitividad de Ciudades (ICC/18), la calidad en salud la ubica en la última posición, siendo la inversión en el sector, uno de sus mayores retos, lo mismo que el cubrimiento hospitalario. Para tener una comprensión del déficit de camas, es necesario saber cuál es la capacidad instalada medida por cada mil habitantes. En ese sentido Risaralda tiene un factor de 1.9 para un total de 57.9% en 3 instituciones, siendo clara la urgencia de incrementarlas. La iniciativa prevé 300 unidades que mejorarán en buena parte la atención en “alta complejidad”, lo cual llenará un vacío existente, al contar con últimos adelantes científicos en dotación y profesionales idóneos. Pero ante tantas necesidades insatisfechas en la región, queda espacio suficiente para adelantar otros proyectos similares.

De inmediato se requiere que el municipio finiquite lo relativo al terreno y al plan parcial, teniendo presente que la Clínica estará ubicada cerca al Bioparque Ukumari; de igual forma se exhorta la agilización de trámites propios de la Carder. También hay que concretar el apoyo del Gobierno Nacional y especialmente del Ministerio de Salud que debe priorizarlo en sus planes sectoriales. Por su parte los entes vinculados al Comité Intergremial de Risaralda apropian esta meta como proyecto estratégico y, con motivo del cambio gubernamental, hacen un llamado a quienes resulten elegidos para que incluyan en sus agendas prioritarias, la continuación del camino ya emprendido. Asimismo, con el fin de establecer viabilidad, es crucial que entre todos se exploren fuentes diversas de recursos, tanto en lo local como en lo nacional e internacional.

De verdad que la perspectiva Clínica-Hospital Universitario-Valle del Risaralda, tiene el contexto de ser un proyecto de ciudad y región que, como en las grandes gestas cívicas, convoca a los habitantes y corporaciones con el fin de colaborar en su exitosa realización.