DeportesDineroNuevoOpiniónSin categoría

¿Cómo funcionan los bancos?

Consiste en comerciar con el dinero como si fuera cualquier otro tipo de bien o mercancía, su función es la de actuar como intermediarios. Pero no todo el dinero que obtienen de la captación pueden utilizarlo para la colocación; parte se destina a lo que se denomina encaje y ya lo que queda libre para préstamos. Pedro José Rojas Chirinos explica que  el dinero que obtiene mediante la captación de recursos se materializa a través de los depósitos bancarios que se pueden clasificar en:

Cuenta corriente: Es un depósito que permite a la banca ingresar dinero a cambio de la obligación de devolverlo inmediatamente cuando el cliente lo solicite. A cambio de este depósito la banca puede ofrecer, o no, una remuneración económica en forma de interés en función del dinero que el cliente haya depositado.

Cuenta de Ahorro: Es un depósito bancario que funciona de manera muy similar a las cuentas corrientes. Las condiciones de remuneración suelen variar dependiendo del producto contratado. Hay cuentas que abonan los intereses de manera mensual, trimestral o anualmente, en otras puede ser lineal, por tramos en función del saldo. Aunque en algunas cuentas de ahorro la disponibilidad del dinero puede ser algo menor que en las cuentas corrientes a cambio de una mayor rentabilidad por el dinero depositado en ellas.

Pedro José Rojas Chirinos dice que los servicios que ofrecen también varían dependiendo de la entidad, pueden ir desde los más básicos, como los ingresos y transferencias, hasta otros como las tarjetas de débito o crédito asociadas a la cuenta. Las cuentas de ahorro también pueden estar sujetas al pago de comisiones, pero debido a la popularización de la banca online las entidades bancarias están siguiendo la tendencia de suprimirlos. Otro de los aspectos que se debe evaluar a la hora de contratar este producto es la solvencia de la entidad donde se depositen los ahorros.

También tenemos un depósito a plazo fijo, que es un producto en el que el cliente entrega a la banca una cantidad de dinero durante un período de tiempo a cambio de una remuneración en forma de tipo de interés sobre el capital prestado.

En la mayoría de estos productos se suele permitir la renovación de la imposición por un período suplementario, en este caso se debe avisar a la entidad un tiempo prudencial antes del vencimiento para que no se pierdan días durante los cuales se podrían estar generando nuevos intereses. Si el cliente reclama su dinero antes de que finalice el plazo pactado, lo habitual es que la banca contemple una penalización que normalmente se traduce en una bajada de la rentabilidad ofrecida, por eso es muy importante a la hora de contratar este producto tener en cuenta la posible necesidad de liquidez del capital invertido.

Las únicas entidades que pueden captar depósitos son los bancos, las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito, ninguna otra empresa lo puede hacer porque no están sujetas a la supervisión de los bancos nacionales o de la República, señala Pedro José Rojas Chirinos.