Deportes

El sueño americano del golfista colombiano Jesús Rivas – Otros Deportes – Deportes



Aunque está en el golf desde los 16 años, cuando comenzó como cadi, Jesús Rivas ha tenido paciencia para conseguir sus logros.

“A los 22 comencé como aspirante y a los 26 me hice profesional”, recuerda. Su primer torneo lo ganó a los 38 años y ahora, a los 51, quiere dar el salto a un tour grande. Su meta es entrar de lleno al Champions Tour, el circuito para mayores de 50 años.

Por lo pronto, ya jugó el Q-School y terminó en el puesto 15, lo que le da tarjeta condicional. Eso le permite el acceso, todos los lunes, a las clasificaciones para los torneos abiertos.

“Ser uno de los miembros del Champions es un pasito más adelante. Por ahora, no tenemos el estatus que queremos, me toca ir los lunes para seguir sumando y entrar a un reshuffle (reclasificación). Pero estoy contento, se ha trabajado fuerte. Competir con los que van cumpliendo su etapa en el PGA Tour es otra cosa, otra manera de ver el golf, las canchas, todo, el clima; es como un 80 por ciento distinto a lo que vivimos en Colombia”, explicó Rivas.

Ya Chucho tuvo una experiencia grande este año: clasificó para jugar uno de los Majors del circuito, el US Senior Open. Y no solo lo jugó, sino que alcanzó a quedar en la parte alta de la tabla: hizo 68 golpes el primer día. Los 74 de la segunda jornada lo dejaron por fuera del corte.

Aprendí que si no se trabaja tanto en la práctica como en la parte física y mental, hay que estar preparados

“Clasificar al US Senior Open fue una cosa de locos para mí. Sentí que podía, pero todo depende de la preparación que tenga: esto no es un torneo cualquiera, no es Latinoamérica. El primer día jugué muy bien, en el segundo, la ansiedad, los nervios, el querer pasar el corte, me dieron duro. Pero aprendí que si no se trabaja tanto en la práctica como en la parte física y mental, hay que estar preparados”, recordó.

Rivas está acostumbrado a sacrificarse: “La única manera que yo puedo llegar allá es prepararme en Estados Unidos, trabajar como ellos. Tuve el placer de encontrarme con Vijay Singh en el chipping green: yo llegué y él ya estaba. Me fui y todavía estaba, sigue en su cuento, tantos años y sigue igual”, añadió.

Por su origen como cadi, dar el paso no ha sido tan fácil. Pero su ya larga relación con el Carmel Club, donde se hizo profesional, le ha ayudado para buscar su sueño.

“Los que venimos de cadis nos toca con las uñas. Jugamos de berracos, de hambre, como dicen por ahí. Yo quería probar: en Colombia me iba bien, probé en Suramérica, y también. Unos socios del Carmel me están ayudando para estar allá. ‘Pruebe, ¿qué pierde?’, me dijeron. Pero estar tanto tiempo allá no es fácil. La familia Mishaan me prestó su casa allá, me atendió bien, me pusieron a jugar Minor League. Ahí me fui centrando más y ya sentía que estaba listo para competir en Estados Unidos”, dijo.

Rivas comienza a planear su temporada. La idea es comenzar a jugar en febrero, en Florida. “A muchos jugadores les pega duro irse por dos, tres meses, lejos de su casa, sus costumbres. Acá lo estoy intentando, sé que puedo. Hay detalles para trabajar, pero esta es la decisión que tomé. Hay que tener la cabeza bien puestecita”, concluyó.

José Orlando Ascencio
Subeditor de deportes
@joascs