Mundo

Escocia pide a Londres formalmente un nuevo referéndum independentista – Europa – Internacional



Blandiendo su buen resultado en las legislativas británicas, la jefa del gobierno autónomo escocés, la nacionalista Nicola Sturgeon, llamó el jueves al gobierno de Boris Johnson a “negociar y acordar” la celebración de un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia. En tanto, el brexit y la mejora del sistema público de salud son las prioridades del nuevo programa de política general que este jueves presentó el gobierno británico por boca de la reina Isabel II.

(Lea también: Johnson impedirá por ley extender periodo de transición del ‘brexit’)

“Hoy pedimos al gobierno del Reino Unido que negocie y acuerde el traspaso de poder que garantice al Parlamento escocés el derecho de legislar sobre un referéndum de independencia”, dijo Sturgeon en rueda de prensa en Edimburgo.

En 2014, el gobierno del también conservador David Cameron ya había otorgado este derecho a Escocia, nación autónoma de 5,4 millones de habitantes situada en el norte del país. Entonces, la permanencia en el Reino Unido ganó por 55% de votos, pero la situación ha cambiado desde entonces.

El principal argumento contra la independencia hace cinco años fue que esta dejaría a
Escocia fuera de la Unión Europea. Sin embargo, tras la decisión del brexit en 2016 los escoceses se disponen ahora a salir de la UE el 31 de enero junto con el resto del país pese a haberlo rechazado muy mayoritariamente: 62% votó contra la salida de la UE frente a 48% en el conjunto del país.

Tras lograr 48 de los 59 escaños escoceses y 45% de los votos en las legislativas británicas de la semana pasada, el Partido Nacionalista Escocés (SNP) de Sturgeon afirman tener un nuevo “mandato” para organizar otra consulta pese a que Johnson ya ha dejado clara su oposición.

Sin embargo, la primera ministra escocesa no se da por vencida: “Consideraré todas las opciones razonables para garantizar el derecho de Escocia a la autodeterminación”, dijo dando a entender posibles acciones judiciales pero sin dar detalles. Y advirtió a Londres de que intentar bloquear el deseo “democrático” de los escoceses solo resultaría en un mayor apoyo a la causa independentista.

Los últimos sondeos dan un apoyo casi igual a independentistas y unionistas. Distanciándose de los conflictos legales del referéndum catalán de 2017, organizado por el gobierno regional pese a la prohibición por la justicia española, Sturgeon insistió en que el referéndum en Escocia “debe ser legal”. “Debe ser aceptado como legítimo tanto en Escocia y el resto del Reino Unido como en la Unión Europea y toda la comunidad internacional”, subrayó.

‘Brexit’ y salud pública: las prioridades de Johnson

Salir de la Unión Europea en enero y mejorar la financiación del respetado pero deteriorado sistema público de sanidad son las prioridades del nuevo programa de política general que el jueves presenta el gobierno británico por boca de la reina Isabel.

Tras las legislativas de la semana pasada, en que los conservadores del Boris Johnson lograron su más amplia mayoría desde 1987 prometiendo “llevar a cabo el brexit”, el tradicional discurso de la monarca abre oficialmente la nueva legislatura. En él, Isabel II, de 93 años, lee el programa del ejecutivo para los próximos años.

“El primer ministro ha sido muy claro sobre cuáles cree que son las prioridades del país, el servicio nacional de salud, la lucha contra la delincuencia violenta, el fin de los desequilibrios en el Reino Unido y la realización del brexit”, dijo su portavoz.

La promesa de una rápida salida de la UE valió a Johnson su aplastante victoria electoral, pero también agravó las fisuras en la unidad del país.

El programa legislativo presentado por Johnson en octubre marcó un endurecimiento en materia de seguridad e inmigración. Pero ahora que el primer ministro afirma dirigir un “gobierno del pueblo”, tras conquistar numerosas circunscripciones tradicionalmente obreras, hará también hincapié en la mejora de la educación para reducir las diferencias entre Londres y las regiones.

Y, ante todo, se comprometerá a aumentar progresivamente el presupuesto del servicio público de salud, NHS, muy apreciado por los británicos pero en pésimo estado, hasta llegar a 33.900 millones de libras (44.350 millones de dólares, 39.900 millones de euros) más en el ejercicio 2023-2024. Es “la mayor inyección de capital de la historia del NHS”, afirma el ejecutivo, que prometió poner fin a casi una década de austeridad, responsable de la escasez de personal médico y la vetustez de establecimientos y equipos.

El proyecto de ley sobre la financiación del NHS “será la primera pieza de legislación nacional que el nuevo gobierno quiere poner en el orden del día tras la adopción de la ley sobre el Tratado de Retirada” de la Unión Europea, subrayó Downing Street. Y es que el Brexit, previsto para el 31 de enero tras tres aplazamientos, es la primera y principal prioridad de Johnson.

AFP