Deportes

La década brillante del deporte colombiano Nairo, Egan, James, Ibargüen – Otros Deportes – Deportes



Fueron diez años brillantes, una década de grandes logros, de títulos inéditos, de la aparición de figuras de talla mundial para el deporte colombiano. Llegaron medallas olímpicas, triunfos en las grandes vueltas del ciclismo, inéditas coronas en atletismo y el fútbol también renació tras muchos años en el ostracismo.

El éxito en el deporte tiene dos medidas: las victorias y el impacto en la afición. Y la década tuvo un poco de todo eso. En 2010, aún quedaban rezagos de las figuras de la década pasada. Fue el canto del cisne de Édgar Rentería, que prácticamente se despidió del béisbol de las Grandes Ligas con un batazo larguísimo, un cuadrangular que le valió el título de la Serie Mundial a los Gigantes de San Francisco y a él, el título del jugador más valioso del Clásico de Otoño.

Pero mientras algunas estrellas se apagaban, otras empezaban a brillar, y mucho: ese mismo año apareció un nombre que luego dio mucho de qué hablar: Nairo Quintana ganó ese año el Tour de L’Avenir. Comenzaba una carrera de muchos éxitos, a la que aún le falta un escalón que todavía sueña con subir, el del título del Tour de Francia. Nairo, por acumulación de logros, puede ser el deportista colombiano más importante de la década: tres podios en la ronda francesa, un título en el Giro de Italia y otro en la Vuelta a España adornan su vitrina de trofeos.

Pero Nairo tiene competencia, y mucha. Empezando por Caterine Ibargüen, que dominó casi toda la década la prueba de salto triple, en la Liga de Diamante, en los campeonatos mundiales y también en los Juegos Olímpicos, donde consiguió el oro en Río 2016, lo más importante de su extraordinaria carrera. Ahora, aspira a despedirse en Tokio 2020 con otra medalla.

Caterine había logrado ser medallista olímpica de plata en Londres 2012, tras quedar segunda con la kazaja Olga Rypakova.

Y si de preseas olímpicas se trata, Mariana Pajón tiene todo el derecho a postularse. Hasta el año 2012, Colombia solamente tenía un oro olímpico, el que consiguió María Isabel Urrutia en Sídney. La pequeña corredora, a punta de agilidad y velocidad, ahora es la única con dos oros en su palmarés. También dominó los campeonatos mundiales y también aspira a repetir en 2020.

Ibargüen y Pajón fueron los puntales del surgimiento de una generación olímpica muy fuerte, que comenzó a sumar y sumar. Óscar Figueroa también ganó oro en Río 2016. Y hubo otros atletas destacados en bicicrós (Carlos Oquendo y Carlos Ramírez), en lucha (Jackeline Rentería), en judo (Yuri Alvear), en taekwondo (Óscar Muñoz) y en boxeo (Ingrit Valencia y Yuberjen Martínez). Es un crecimiento exponencial. Y ya viene una nueva generación, con Egan Bernal, Anthony Zambrano y muchos más.

El caso del fútbol

Cuando se consiguen todos estos logros (y otros en deportes en los que Colombia es potencia, como el patinaje o el fútbol de salón), siempre la crítica va hacia el fútbol. A veces, con toda razón. Pero esta década también fue de crecimiento para este último deporte.

Decíamos al comienzo que una de las medidas era el impacto en la gente. Y la Selección, sobre todo entre 2012 y 2014, volvió a enamorar a la gente. La del Mundial de Brasil fue su mejor actuación histórica, al alcanzar los cuartos de final.

En esta década, solo un futbolista, Radamel Falcao García, fue deportista del año para EL TIEMPO: fue en 2011. Pero fue tan impactante lo que logró la Selección que dos veces integrantes del equipo fueron escogidos como el personaje del año: uno, el técnico José Pékerman, en 2013, el año en el que Colombia volvió a clasificar a la Copa del Mundo, después de 16 años. Y el otro, James Rodríguez, goleador de Brasil 2014.

James Rodríguez celebra el gol contra Uruguay.

Nacional ganó una Copa Libertadores en 2016, Santa Fe se impuso en la Suramericana en 2015. El fútbol colombiano no se fue en blanco en esta década. Pero fue tan brillante lo que hizo el deporte colombiano, que esos logros quedaron en un segundo plano.

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
En Twitter: @josasc