Mundo

Cómo está cambiando a Europa la crisis del coronavirus – Europa – Internacional



Enrico Letta, ex primer ministro de Italia, actual decano de Asuntos Internacionales en la prestigiosa Science Po de París y presidente del Instituto Jacques Delors, afirma que la crisis por cuenta de la pandemia de covid-19 está haciendo que “Europa cambie para mejor”. Letta habló con EL TIEMPO sobre los desafíos que se vienen para la Unión Europea (UE).

(Lea también:  Unión Europea podría reabrir sus fronteras exteriores el 1.º de julio).

La UE responde a esta crisis más rápido que a la de 2008-2012. Y de forma distinta, sin pedir ajustes. ¿Qué cambió? ¿Es una nueva situación política o aprendió de la experiencia?

Las dos cosas. Primero está la influencia de la experiencia precedente. La crisis de 2008-2012 dejó tantos daños, tantos virus políticos, financieros, incluso sociales. Fue la crisis que nos trajo el populismo, el ultraderechismo que está provocando daños a nivel europeo y a nivel nacional. Eso tuvo consecuencias.

Hay dos asuntos geopolíticos que han jugado un papel muy importante. El primero es la salida del Reino Unido, porque Londres siempre impuso su veto sobre todas las iniciativas sociales o de relanzamiento de la economía real europea.

(Le puede interesar:  ‘No podemos desmantelar el orden multilateral’: Josep Borrell).

La filosofía británica fue siempre la de decir que estábamos en un espacio en el que garantizábamos la estabilidad financiera pero cada uno se las arregla como pueda en casa, incluso en situaciones de crisis. Y se apoyaba en posiciones similares de países como los nórdicos o Países Bajos. Sin el Reino Unido esos países están solos y son mucho más débiles.

Los cuatro grandes, Alemania, Francia, Italia y España, son más homogéneos de lo que pensábamos. Tenemos una unión con un núcleo duro mucho más fuerte.

La crisis de 2008-2012 dejó tantos daños, tantos virus políticos, financieros, incluso sociales

¿El cambio en Alemania cómo influyó?

Ese es el segundo cambio. Tal vez por el ‘brexit’, pero también por razones de política interna, Alemania cambió su posición con respecto a hace 10 años. Entonces Alemania se apoyó en los británicos y los nórdicos. Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas alemán en aquellos años, tuvo una posición muy dura.

(Le puede interesar:  La Unión Europea celebra 70 años de la ‘Declaración de Schuman’).

Solo cedió al final sobre la unión bancaria y el Mede (Mecanismo Europeo de Estabilidad) e hizo todo lo posible por hacer salir a Grecia de la Eurozona. No funcionó porque Francia e Italia resistieron y obtuvieron de (la canciller Angela) Merkel que se evitara eso.

La canciller de Alemania, Angela Merkel.

¿Por qué cambió Alemania?

Hay muchas razones. Primero las de política interna. Ahora hay un gobierno de gran coalición, los socialdemócratas ocupan el lugar de los liberales y eso cambió muchas cosas; Schäuble no está en el Ministerio de Finanzas y eso es otro cambio muy importante;  y ha habido un papel muy importante de la industria alemana, que ha empujado a su Gobierno a no dejar caer a Italia o España.  

La industria alemana le dijo a Merkel: “estamos tan integrados que si ellos caen nosotros también caeremos”. (Letta recuerda que Mercedes-Benz explicó a Merkel que si Italia caía la empresa no perdía solo un mercado, sino un tercio de su producción). Esos mensajes no existían hace 10 años.

(Lea también:  UE califica de ‘decepcionante’ ronda de negociación con el Reino Unido).

También tuvo influencia el dictamen de la Corte Constitucional alemana (que pidió al Banco Central Europeo que justifique el programa de compra de deudas), un autogol.  Lo que hicieron los jueces alemanes se salió tanto de las reglas que solo fue aplaudido por polacos y húngaros. Merkel pudo actuar fuerte gracias a eso.

Como último factor influye que (Úrsula) Von der Leyen sea la presidenta de la Comisión Europea (CE). Alemania está al cargo de la CE y Merkel ha podido querer ayudar. Europa está cambiando, esta crisis la está cambiando para mejor.

El plan anticrisis de la CE prevé medio billón de euros en transferencias, casi un tercio para Italia y España. Bruselas pide cumplir con sus consejos de modernización económica, no ajustes. ¿Le parece adecuado?

Es un buen compromiso. Es importante que la CE vigile las cuentas y que haya reglas
que eviten cosas como cuando,  en 2003 y 2004, Grecia adulteró sus cuentas públicas. Eso fue inaceptable. Debe haber reglas.

Está bien que esa condicionalidad haya sido reducida porque hace falta una reacción económica muy fuerte. Y espero que no haya pasos atrás. Además, esto provocó otro cambio porque da un papel más importante a la CE. En la crisis 2008-2012, la CE se quedó sin papel frente al Consejo (los gobiernos), que fue el jefe, el líder.

Ahora empezamos a entender que no fue una buena idea. El Consejo no tiene capacidad de liderazgo porque tiene 27 jefes, es decir, no tiene jefes. Las instituciones europeas han gestionado mucho mejor esta situación con respecto a los Estados miembros.  Ahora tiene más responsabilidad porque los gobiernos entendieron que todo funciona mejor si es la Comisión y las instituciones europeas en general quien tiene más poder.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen.

El FMI pide gastar y gastar, pero guardar las facturas. ¿Prevé un cambio de política económica el año que viene?

La pregunta clave va a llegar antes, en otoño, y no será esa. Llegará después del verano, justo después de que en julio se apruebe el plan de la CE. Las instituciones europeas deben abrir el segundo gran dossier de esta crisis, que es el de la deuda.

El Banco Central Europeo debe comprar como deuda perpetua toda la deuda extra creada este año por culpa del covid-19. Esa subida de la deuda va a ser del 25 por ciento en Italia, del 20 por ciento en España, del 18 por ciento en Francia, del 15 por ciento en Alemania. Va a ser enorme.

(Le puede interesar:  Después de tres meses, Italia reabre sus fronteras con la UE).

Si no se hace, las agencias de calificación de rating van a ir, una tras otra, bajando las notas de las deudas. Empezarán por Italia, pero será igual para los demás. No nos podemos permitir eso. Es una cuestión esencial y va a tocar, por primera vez, uno de los tabúes mundiales. Pero hay que hacerlo porque si no, será una catástrofe.

Eso vendría a ser lo mismo que borrar la deuda…

Sin decirlo. Y solo por el aumento de la deuda consecuencia de la crisis del covid-19. De lo contrario no sería creíble. Ese aumento se da en todos los Estados miembros y de forma bastante parecida.

¿La CE reaccionó tarde en marzo, cuando la crisis estalló en Italia y España?

Sí, hubo dos semanas terribles en las que por falta de competencias fue un desastre en términos de opinión pública. Todos los sondeos concuerdan. Las críticas fueron muy duras contra la UE. La confianza en la UE cayó mucho.  Ahora empieza a subir, pero la caída fue tan dura que la subida no ha recuperado ni la mitad de la confianza que se perdió.

Ahora no hay margen de error. Si hay un error político, la actitud de la gente en un país como Italia va a cambiar para siempre porque esta crisis no es la primera, llega tras la crisis financiera y tras la crisis migratoria de 2015, cuando los italianos perdieron mucha confianza en la UE.

Con Italia ya no hay margen de error. Las cosas tienen que salir bien para que crezca la confianza. Si no, será un desastre y no es imposible que Italia entre en ‘modo británico’.  El 40 por ciento de la población italiana ya piensa que la UE es solo un problema. 

Italia es uno de los países del mundo más afectados por la crisis del coronavirus.

¿Y si los 27 no aprueban la propuesta de plan anticrisis de la CE?

La reacción sería muy dura. No creo que podamos permitirnos no llegar a una buena solución.  No creo que los ‘cuatro frugales’ (Austria, Dinamarca, Países Bajos y Suecia) tengan la fuerza para bloquear, porque además en realidad son solo uno.

Austria no puede permitírselo porque los ecologistas son determinantes en el Gobierno y no quieren bloquear. Los líderes sueco y danés son socialdemócratas y no quieren una herida de ese tipo. Al final son los Países Bajos. Pero no creo que tengan fuerza de bloquear todo como hacía el Reino Unido. Obtendrán algo, pero no podrán bloquear.

¿Países Bajos juega el papel que jugaba el Reino Unido?

Sí, pero en más pequeño y no aguantarán porque la mayoría de su opinión pública no está de acuerdo con esa oposición. Además, no son una isla. Hay una diferencia incluso psicológica. Están en el Benelux, son un país de paso, de comercio, su posición actual no tiene sentido.

Esta crisis mostró una clara falta de cooperación, por ejemplo al cerrar y ahora abrir las fronteras…

Da pena. Es la contradicción entre una UE que es un espacio común y a la vez los Estados miembros quieren conservar competencias sobre sus fronteras que no tienen sentido en una unión que es un espacio común. Es una de las contradicciones de Europa. Tenemos que encontrar una forma de intervenir porque no tiene sentido, perdemos tiempo, dinero, competitividad.

Espero que esta crisis sirva para cambiar las cosas y ponerlas en una situación en la que seamos capaces de gestionarlo sin las contracciones que vivimos. Además, esto creó un impacto negativo sobre la opinión pública.

Al principio de la crisis a la gente se le dice que la UE no tiene competencias en esta crisis, pero la gente espera una respuesta europea. El cierre de las fronteras internas no fue para buscar soluciones eficaces, sino para dar idea de protección. Por ejemplo, cerrar la frontera entre Austria e Italia no tiene ningún sentido y no cambió nada. Solo creó confusión.

Las instituciones europeas deben abrir el segundo gran dossier de esta crisis, que es el de la deuda

¿Cree que países como España o Italia deberían acudir ya al fondo de rescates?

Creo que cometieron un error. Los nueve países que firmaron al principio la propuesta que hizo cambiar las cosas (Francia, España, Italia, Luxemburgo, Irlanda, Bélgica, Eslovenia, Grecia y Portugal) tendrían que haber ido todos al fondo de rescates, incluso aunque fuera para pedir 2.000 millones.

¿Pero ir al fondo de rescates parece políticamente tóxico?

Por eso, porque si no van todos parece que el que va es porque está en crisis, cuando no es así. Por eso en Italia hay muchas reticencias y espero que esas reticencias caigan porque Italia necesita ese dinero para rehacer su sistema sanitario. Los nueve, todos, tenían que haber dicho que iban al fondo de rescates, hubiera sido un mensaje positivo. Todavía hay tiempo para que lo negocien.

(Le puede interesar:  UE acuerda crear un fondo de recuperación para crisis del coronavirus).

¿La Comisión Europea debería tener competencias claras para reaccionar unilateralmente en caso de una crisis grave en algún Estado miembro sin esperar permiso de los gobiernos?

La Comisión tiene ya algo, pero poco. Necesita más poder y más autoridad. Hay que crear una unidad de protección civil europea, grande y con medios, que sea capaz de llegar rápido y con una bandera europea.

Nadie vio llegar las ayudas europeas, que llegaron, pero sí un avión chino y otro ruso. Ahora sería importante que las ayudas del plan anti-crisis lleguen directamente a las empresas y a los desempleados, sin pasar por los gobiernos nacionales. O pasando, pero que sea como el Erasmus. Todo estudiante Erasmus sabe que su beca es dinero europeo, que es Europa. Ese aspecto es esencial porque muestra al ciudadano que Europa llega y llega en el momento que se la necesita. Una protección civil europea, con bandera europea y capacidad de intervenir inmediatamente sería esencial.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO 
Bruselas