Deportes

Perfil y entrevista de Hernán Olaya, técnico colombiano en la NBA – Otros Deportes – Deportes



El sueño de cualquier amante del baloncesto es poder llegar a la NBA. Ser parte de ese mundo de estrellas, de espectáculo y que todas las cámaras se enfoquen en los jugadores es algo apasionante. Sin embargo, hay quienes sueñan con trabajar en esta empresa no solo como basquetbolista. Hay planes más allá. Este es el caso del colombiano Hernán Olaya, quien es entrenador de la Academia de la NBA para Latinoamérica.

Olaya aporta experiencia en el desarrollo de jugadores y reclutamiento de este proyecto. Dirigió los esfuerzos de desarrollo para Pursuit Athletics High Performance Center en Toronto y se encargó en “scouting” para “Advance Scouting International” en Latinoamérica.

Le puede interesar: (¡Atención! Froome habría tomado una decisión sobre su cambio de equipo).

Él ha trabajado con jóvenes en campamentos de entrenamiento alrededor del mundo, incluyendo Colombia, Brasil, la Republica Dominicana, China e Italia. Hernán también es un entrenador certificado personal. Habló con EL TIEMPO.

¿Cómo llegó a la Academia NBA?
Básicamente yo hice varias cosas con NBA previamente. Todo Comenzó en el proyecto ‘Baloncesto sin Fronteras’, fue cuando comencé a entrar en este mundo. Me llamaron a unos campamentos para apoyar y ayudar. Eso fue en Toronto en el 2014. Apoyé a los entrenadores. De allí comencé a tener relación con las personas de desarrollo de jugadores. Luego me ofrecen como entrenador de la Academia de Latinoamérica, que es fundamentalmente un trabajo de desarrollo.

¿Qué valor agregado le vieron para vincularlo?
Creo que me importan los chicos, llevarlos a un nivel máximo. Mi pasión es eso, poder ayudar a los chicos en cancha, alcanzar sus metas. Lo que hice en ‘Baloncesto Sin Fronteras’ era traducirlo en esta Academia de la NBA. Han sido dos años en los que he entregado el máximo. Es un proyecto que tiene forma para llevar al talento latino a altos niveles.

¿Cuál fue su trayectoria para llegar a NBA?
Yo salí de Colombia a los 16 años. Jugué baloncesto universitario en Tennessee, de ahí me vine a Canadá y empecé mis periplos de entrenador. Aquí pude entrenar equipos de categorías inferiores, me metí a ser preparador físico. De ahí llega la oportunidad de la NBA.

Hernán Olaya, técnico colombiano en la NBA.

¿Y cuál es ese talento latino del que habla?
Son diferentes países, regiones. Estoy también metido en lo que es el reclutamiento y uno puede observar diferentes tipos de jugadores. Los argentinos tienen más tendencia a irse a Europa; los caribeños a irse a Estados Unidos; Colombia está como en la mitad. Latinoamérica brinda un gran potencial, tiene biotipos tremendos, chicos bastante altos que con el correcto desarrollo pueden jugar a gran nivel. Pero también están jugadores en Argentina, Chile o Uruguay que tienen buen conocimiento y están bien fundamentados.

Y también buscan personas por encima de atletas…
Es un programa no solo en esta región, sino a nivel mundial. Tenemos siete academias en el mundo. Lo que estamos tratando de hacer es una versión holística del jugador. Nosotros lo llamamos estudiante-atleta. El tema académico es fundamental para que estos chicos tengan el estudio como el plan A y que el plan B sea el deporte como una herramienta para poder llegar a surgir.

También lea: (Messi, dueño de Barcelona: así desacató órdenes de su DT y asistente).

Ya hay colombianos sonando en la NBA, en el caso de jugadores y en temas directivos…
Mucha gente diría que es suerte, pero yo diría que la suerte es estar preparado para la ocasión. Me he preparado para ello. He tratado de estar y crear esta sinergia con la NBA, demostrándoles que soy capaz para el trabajo y ellos han sido inclusivos. No me siento ni más ni menos por ser latino, creo que es una gran ventaja tener esa diversidad. En Colombia tenemos el caso de Gersson Rosas, presidente de Timberwolves de Minnesota, un referente para todos nosotros. Es una muestra de trabajar duro y estar ahí presente.

¿Cuál es la adversidad de un colombiano para debutar profesionalmente en la NBA?
Conozco el caso y sé bien de la región. Básicamente los jugadores latinos no han sido parte de un proceso, sino de una casualidad. Pudieron ir a Estados Unidos, pudieron ser parte de un programa y de ahí empezar. Pero la barrera para los colombianos ha sido el desconocimiento. Los jugadores que tienen ese potencial no han podido ser vistos o los que han sido vistos no han podido llegar a programas correos. Álvaro Teherán fue lo más cercano, el caso de Braian Angola y ahora Jaime Echenique. Es cuestión de tiempo, de seguir poniendo jugadores en buenas plataformas, que el país se organice en el ente federativo y los clubes. Nosotros estamos un poco atrás en el tema de desarrollo. Hay una talla enorme en nuestro país y esa organización interna nos podría ayudar con ese salto.

¿Cómo va la cuarentena?
Tratando de estar lo más positivo que se pueda. Son tiempos difíciles, pero de lo negativo hay que sacar lo positivo. Bastante ocupado, creo que han cambiado los roles en cuanto a la virtual, más reuniones por Zoom, mucho entrenamiento y seguimiento a los chicos por esta vía. Hay que adaptarse a estos cambios.

¿Cómo fue el cambio de trabajar en cancha a lo virtual?
Ni una organización estaba preparada para esto que estamos viviendo. La Academia NBA le hace un seguimiento a los jóvenes de manera virtual, tenemos varias herramientas y softwares en los que los chicos puedan hacer sus sesiones de trabajo de movimientos, tiro, driblar. Entonces nos hemos apoyado mucho en la tecnología. Nos interesa mucho la comunicación, que los chicos están, de alguna manera, atendidos. Nosotros no paramos el tema académico y ellos siguen en clases para que puedan llegar a la universidad.

¿La tecnología tendrá otro rol dentro del mismo baloncesto?
Es una herramienta y como tal hay que utilizarla. Si hay una liga innovadora en ese sentido es la NBA. Tratamos de siempre estar junto a la tecnología y herramientas. Al final este es un deporte en conjunto, las utilizamos y sacamos su provecho, pero en algún momento debemos volver a la normalidad en la que estos chicos puedan volver a jugar baloncesto.

FELIPE VILLAMIZAR M.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @FelipeVilla4